Siempre se habla de que el desayuno es la comida más importante porque luego de un prolongado ayuno, es preciso reponer todos los nutrientes que el organismo necesita.

Un desayuno sano requiere un adecuado balance de nutrientes de buena calidad: proteínas, vitaminas, minerales…¡y agua!

A diferencia de los estimulantes, como el café, que elevan la energía sin aportar nutrientes, un desayuno bien equilibrado repone energías, proporcionando los nutrientes que generan vitalidad.

Principales beneficios de un desayuno equilibrado

  • Un desayuno balanceado rehidrata

Durante la noche el organismo pierde mucha agua a través de la respiración, sudoración y la visita matutina al baño. Por eso es importante reponer las reservas de agua del cuerpo.

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎
  • Un desayuno balanceado produce saciedad

El desayuno tradicional, basado en carbohidratos, produce un incremento abrupto de azúcar en la sangre cuyo excedente el cuerpo lo almacena convertido en grasa. 

Más tarde, cuando los niveles de azúcar vuelven a estar bajos, sentirás el impulso de restablecerlos con la ingesta de carbohidratos o dulces.

Es verdad que el consumo de carbohidratos logra un alza inmediata de azúcar y de la vitalidad.

Pero este tipo de energía rápida, es malsana para tu cuerpo, porque carece de valor nutricional y el excedente se termina convirtiendo en grasa.

Más tarde, cuando los niveles de azúcar vuelvan a estar bajos, buscarás volver a comer carbohidratos, reiniciando un ciclo vicioso, poco saludable.

Algo similar sucede cuando salteas el desayuno: los niveles de azúcar caen por debajo de lo normal, lo que provoca una baja en la vitalidad, y deseos de comer algo dulce.

Ventajas de un desayuno balanceado

Recuerda que el desayuno es la comida más importante. De ahí que el que esté bien balanceado, sobre la base de proteínas de buen valor nutricional, impide caer en accesos de hambre descontrolada o el deseo constante de tomar algún alimento durante el día.

Como resultado de ello, es más fácil controlar el apetito y el incremento de peso, sin experimentar debilidad. Y es una manera de comenzar el día estando alerta y vigoroso.

Un desayuno basado en proteínas es sinónimo de vitalidad y sensación de saciedad. Abastece al cuerpo de los nutrientes esenciales y brinda energía, sin aumentar los niveles de azúcar.

La proteína se digiere lentamente, lo cual permite tener mayores períodos sin hambre, disminuyendo los antojos de carbohidratos.

Un desayuno nutritivo y equilibrado es una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales y aporta múltiples beneficios:

  • Mejora el estado nutricional.
  • Logra reducir la ingesta de grasas durante todo el día.
  • Minimiza el deseo de ingerir alimentos entre comidas.
  • Aumenta el rendimiento físico e intelectual.

Dónde encontrar una fuente de proteínas saludables 

Para que una proteína pueda ser considerada saludable, debe contener bajo nivel de grasas y alto valor proteico. Y eso es algo un poco difícil de encontrar en la proteína animal, pero no imposible.

La pechuga de pavo, por ejemplo, aporta bajas calorías, bajos carbohidratos y alto valor proteico. Una porción de 50 gramos genera unas 60 calorías con solo 0,5 gramos de grasa y unos 12 gramos de proteína. 

Otro buen aporte proteico se obtiene con algunos frutos secos como almendras, pistachos, semillas de calabaza o cacahuetes. Entre los frutos secos, los cacahuetes tienen el mayor contenido de proteína. 

Entre los lácteos, el requesón o el queso cottage son una excelente manera de aumentar la ingesta de proteínas con muy pocos carbohidratos.

El queso cottage es más magro mientras que el requesón es más recomendable en su versión light, ya que suele contener mucha grasa. 

También son reconocidas las propiedades de la soja como alimento proteico. Y el tofu, una buena fuente de ellas perfectamente adaptado para acompañar el desayuno. Se puede agregar a un licuado de frutas, vegetales o mixto, convirtiendo esa bebida en un alimento súper completo. 

Agregar avena a un plato de frutas no solo eleva la sensación de saciedad, sino que aporta fibra, lo que causa que el metabolismo se acelere. Asimismo, este cereal es rico en proteínas, minerales y antioxidantes. Y en media taza de avena hay unos 13 gramos de proteínas. 

Y volviendo a la proteína animal, los huevos son una fuente de proteínas y también ricos en minerales, vitaminas y antioxidantes. Sin lugar a dudas, una de las fuentes proteicas más completa que existe, ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. En síntesis: una proteína con alto valor biológico.

¿Ahora comprendes por qué el desayuno es la comida más importante? Consulta en los herbolarios de tu zona donde podrás encontrar gran variedad de frutos secos.

En BeloLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida, apoyando el negocio local, que promueve la sostenibilidad a través de sus productos y servicios.