La moda sostenible es la moda que elige la gente consciente del impacto social y ambiental que provoca la industria textil a ultranza. 

El cultivo del algodón industrial -una de sus materias primas más usadas en la industria textil-, se inicia con la deforestación, preparando las áreas para su cultivo. Y continúa con el uso de agroquímicos como plaguicidas y fertilizantes que dañan la tierra y la atmósfera.

Posteriormente, se utilizan nuevamente químicos para el teñido de las telas y cantidades muy elevadas de agua hasta alcanzar el acabado final. Todo el proceso de industrialización del algodón conlleva un elevado daño ecológico.

La industria de la moda está sostenida, prioritariamente, con el algodón como materia prima. De ahí que se ha identificado a la industria textil como la segunda más contaminante del planeta después de la industria del petróleo. 

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

Los números de este daño a la ecología del planeta son abrumadores:

  • 40 millones de personas trabajando en esta industria; la mayoría mujeres, pero también niños.
  • 80.000 millones de prendas de algodón vendidas al año
  • 1.400 camisetas fabricadas por minuto
  • 3.000 litros de agua utilizados por cada camiseta 
  • 7.000 litros de agua se necesitan para alcanzar el “desgastado” por cada vaquero.
  • 2.000 millones de toneladas de productos químicos vertidos al agua

Estas cifras fueron proporcionadas por la Asociación de Moda Sostenible, con asiento ya en varios países. 

Moda sostenible con materias primas naturales

Existen muchas alternativas naturales para ser usadas como materias primas en la industria textil:

  • algodón orgánico
  • algodón reciclado
  • lana merino
  • lana orgánica, con tintes naturales
  • bambú
  • cáñamo
  • madera
  • lino
  • seda natural, formada por proteína animal.

Con la moda sostenible se busca generar un triple impacto:

  • Impacto ambiental, con la elección de materia prima orgánica, cuyo cultivo no utilice herbicidas ni pesticidas químicos, aminorando la huella de carbono en la atmósfera y reducción en el consumo energético y de agua, 
  • Impacto social, atendiendo a las garantías laborales, como horarios de trabajo y recompensa digna.
  • Impacto económico, volcándose hacia la calidad de las prendas y la temporalidad de las colecciones. 

El fabricante de moda sostenible, estudia todo el proceso, desde la elección del campo y la plantación de la semilla. 

La ropa ecológica está elaborada por materia prima proveniente de la agricultura ecológica y tiene en cuenta el impacto social en su confección.

El consumidor como agente de cambio

Somos los consumidores los agentes del cambio porque exigimos más transparencia en lo que nos venden. Buscamos que la información sea clara y transparente. 

Las grandes industrias -en todas sus áreas-,  toma el pulso de lo que el consumidor busca. Por eso, está en manos del consumidor ser ese agente de cambio.

Esta nueva consciencia, que parte del consumidor final, ya ha obligado a los gigantes de la moda a lanzar un plan global de sostenibilidad que es, al mismo tiempo, un “mea culpa”.

El negocio de la moda genera 1.500 billones de euros al año y si no se revierte la tendencia actual que estimula la compra compulsiva y el descarte inmediato, el impacto ambiental será irreversible.
Ahora nos toca a nosotros, los consumidores, definir qué mundo queremos para nuestra generación y las que nos sucedan. El consumo de ropa barata para usar y descartar ¡ya no está de moda!

En BeloLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida, apoyando el negocio local, que promueve la sostenibilidad a través de sus productos y servicios.