La economía circular toma como referencia el modelo cíclico de la naturaleza. Es un sistema de aprovechamiento de recursos en el que prima minimizar la producción al mínimo indispensable. Sólo se hace uso del producto cuando éste es necesario. Se apuesta por la reutilización de aquellos elementos que no pueden volver al medio ambiente.

Es decir, en el caso de que no se puedan utilizar materiales eco-friendly, hay que facilitar un desacople sencillo y darle una nueva vida, reincorporándolos al ciclo de producción para componer una nueva pieza. Esta es la teoría y la definición en el marco legal en Europa, basada en la Propuesta del 19 de noviembre de 2018 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el establecimiento de un marco para facilitar las inversiones sostenibles. Y más en concreto en el artículo 2.1.

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

Nicho de mercado de la moda sostenible

La sostenibilidad es el mayor desafío al que se enfrenta las empresas de la moda, según el estudio de McKinsey & Company The state of Fashion 2020. En España las marcas de moda sostenible representan más el 25% de facturación en el sector, según la Asociación de Moda Sostenible de España.

Las conclusiones de este informe, es que a diferencia de la ropa de uso cotidiano, no existe un mercado de reutilización en este sector, ya sea por la presencia del logo o la imagen corporativa, por la sensibilidad del uso de la propia marca o por razones de seguridad. Siguiendo este informe esto podría significar un nicho de negocio en la ropa laboral, que contribuya a la sostenibilidad de nuestro planeta.

Extrapolando los datos de la WRAP* (The Waste and Resources Action Programme) del Reino Unido, con los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) un tercio de las personas activas en España, serían usuarios de vestimenta laboral, el sector B2B. Estas prendas podrían elaborarse de manera sostenible, ya que el 90% de los uniformes y equipos de trabajo acaban en el vertedero.

Ejemplo de economía circular en la moda española

En Europa, y en concreto en España encontramos diversas empresas del mundo del textil que utilizan en su producción materiales biodegradables, en la mayor parte posible. El modelo de negocio de estas empresas es utilizar por un lado, materia prima y tejidos 100% reciclados, regenerados u orgánicos. A la vez se eco-diseñan las prendas de manera que se garantiza su futura reciclabilidad. La economía circular garantiza el cero residuo gracias a su servicio de recogida de las prendas al final de su vida útil.

El compromiso de estas empresas suele ir más allá del respeto por el medio ambiente, y tienen aportes de economía social. Los talleres se ubican en barrios desfavorecidos, donde se trata la inserción social, con proyectos y programas de empoderamiento femenino.

Una de estas empresas modelo de economía circular y social es Circoolar, Ethical Workwear, con sede en Barcelona. A esta se la considera la primera compañía que produce y comercializa ropa laboral ecológica y residuo cero basándose en los pilares de la economía circular. La estrategia y procesos la empresa se basan los que propone la Fundación Ellen MacArthur, y ya se está llevando a cabo en otras localidades españolas.

En BeLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida apoyando el comercio local a través de sus productos y servicios. Encuentra lo que buscas en el mayor ecosistema de negocios sostenibles.