La popularidad de los herbolarios ha ido creciendo en los últimos años, incluso entre la población más joven que recurre a la medicina natural para tratar alguna dolencia. Sin ir más lejos, en el año 2018 este negocio facturó 485 millones de euros en España, según el Observatorio Sectorial DBK. Esta popularidad nace por varias causas, siendo una de ellas el conocimiento del daño que causan algunos fármacos químicos. Pero la causa de mayor peso es el reconocimiento del poder de las especias naturales para tratar dolores

Esta medicina tradicional es la que se usa de manera habitual en las tribus o sociedades que viven aisladas a la industria farmacéuticas. Son estos colectivos los que han dado valor y una relevancia igualable ofreciendo al mundo curas para dolencias que aún nosotros no podemos tratar. Incluso las películas de Hollywood suelen hacerse eco de estos curas que aparecen como poderes sanadores, pero lo cierto es que las raíces, hierbas y plantas mejoran la salud del organismo.

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

Si echamos la vista atrás podemos observar que distintas civilizaciones se han valido de estos remedios naturales:

·      El libro chino sobre las raíces y las hierbas “Pen T’Sao”, escrito por el emperador Shen Nung circa 2500 aC, trata 365 medicamentos.

·   Los libros sagrados indios Vedas mencionan el tratamiento con plantas, que son abundantes en ese país. Numerosas plantas de especias utilizadas aún hoy en día provienen de la India: nuez moscada, pimienta, clavo de olor, etc.

·   El Papiro Ebers, escrito alrededor de 1550 aC, representa una colección de 800 proscripciones que se refieren a 700 especies de plantas y medicamentos utilizados para la terapia como granada, aceite de ricino, aloe, sena, ajo, cebolla, higo, sauce, cilantro, enebro, común Centaury, etc.

En la actualidad hemos aunado todos estos conocimientos en un solo comercio: el herbolario, cuya función es vender plantas con principios activos naturales. De acuerdo con la legislación los herbolarios son comercios minoristas autorizados únicamente para la venta de productos vegetales, preparados dietéticos, alimentos ecológicos y cosmética natural. La normativa también es clara en las prohibiciones ya que impide que se realicen cualquier tipo de tratamiento o se vendan productos supuestamente curativos. 

Como todo, existe el equilibrio entre tomar un fármaco recomendado por el médico y complementarlo con algún producto natural de herbolario. En nuestro caso vamos a enumerar tres bastante comunes:

·   Propóleo, jalea real y jarabes para resfriados y catarros. Es una sustancia elaborada por las abejas a partir de productos de origen vegetal y también se utiliza en dermatología.

·   Aceite esencial de Árbol de Té. es uno de los aceites esenciales más utilizados en el herbolario tradicional. El Árbol de Té es un ingrediente utilizado actualmente en la elaboración de productos alimentarios y cosméticos, siendo utilizado en gastronomía por su capacidad de aromatizar. En nuestro caso ha sido utilizado para fortalecer y dar brillo natural al pelo.

·      El Ginseng. Este producto de origen asiático no ha sido testado por una servidora pero al acercarnos al herbolario más cercano de nuestro barrio hemos preguntado por él. Este tiene innumerables beneficios para la salud como reducir el cansancio mental, aumentar la capacidad cognitiva o reforzar el sistema inmunológico. Se presenta en un botecito negro y, eso sí, nos advierten que su sabor deja mucho que desear.

Te recomendamos acercarte a los herbolario, sobre todo para sorprenderte de la cantidad de productos que pueden ofrecerte de carácter sano y alternativo, y que no tienen cabida en todas las tiendas.

En BeLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida apoyando el comercio local a través de sus productos y servicios. Encuentra lo que buscas en el mayor ecosistema de negocios sostenibles.