Te habrás dado cuenta que es época de gripe, y no hablamos del coronavirus, sino de la gripe común que tantos estragos hace, aunque con menor gravedad. La gripe también nos deja con las defensas bajas, apáticos, con dolor de músculos, moqueo, tos y fiebre. A estos síntomas podemos sumar dolor de cabeza y garganta.

Esta infección suele durar entre 5 y 10 días y lo mejor es pasarla en su proceso natural. Deberíamos tener un sistema inmunológico lo más fuerte y dispuesto a luchar contra ella, pero siempre hay algunas armas o herramientas que nos pueden ayudar en esta batalla.

Medidas naturales ante la gripe

Si nuestro cuerpo está en buenas condiciones, nuestro sistema inmunológico será capaz de trabajar en solitario, pero también podemos ayudarlo de una forma natural. Cuando sientas los primeros síntomas de la gripe cuida tu alimentación, descansa y sobre todo no olvides de hidratarte.

Lo del descanso no es ninguna tontería. El cuerpo tiene que conducir el máximo de energía para la autocuración. Escucha la necesidad de tu organismo de descansar.

Durante los procesos gripales el cuerpo no se puede dedicar a las digestiones pesadas, así que apórtale caldo de verduras o huesos o infusiones. Además muchas de los componentes de las infusiones te aliviarán los síntomas. Por ejemplo: la raíz de cúrcuma y jengibre es antiinflamatoria, la flor de sauco, calma la tos y ayuda a bajar la fiebre.

Para estimular el sistema inmune te recomendamos los probióticos, son alimentos fermentados capaces de repoblar nuestros intestinos. Algunos de estos alimentos son kombucha, kéfir o chucrut. También puedes encontrar suplementos de este tipo en herboristerías, farmacias y parafarmacias cercanas a tu casa, porque no te va a apetecer ir lejos si estás griposo.

Por cierto que la vitamina D es una hormona reguladora del sistema inmune, así que antes de contraer la dichosa gripe a darse buenos paseos al sol, eso sí con protección en la piel. Esto no evitará que penetre la vitamina.

Otras recomendaciones ante la gripe

Habrás oído y con razón, que es importantísimo lavarse bien las manos para evitar contagios. Si toses no utilices la mano para tapar la boca, sino el codo y hazlo hacia atrás. De la misma forma, si hay moqueo como si no, se recomiendan los pañuelos desechables, para no mantener una misma tela durante varios días. Los hay 100% ecológicos de papel reciclado.

En casa se preparaba un jarabe de cebolla cuando teníamos gripe. Y yo aún conservo la receta, se trata de dejar macerar una cebolla grande en un recipiente con dos vasos de vino blanco. Después de un día completo se cuela, se añade dos cucharadas de miel y se conserva en un bote de vidrio. La idea es tomar medio vaso, al menos tres veces al día.

Si tu organismo está fuerte y preparado para el invierno, la gripe apenas te dejará síntomas, pero es una infección que si llega, hay que pasarla en las mejores condiciones.