Para preparar un táper infantil nutritivo y a la vez divertido, toca poner un toque de imaginación, combinando un buen balance nutricional con una atractiva presentación. .   

¿Lo más importante? Que la comida sea casera y, preferentemente, que sea “comida real”, es decir, alimentos naturales o alimentos procesados buenos. Son los más fáciles de digerir y aportan la energía que los niños y jóvenes necesitan para su rendimiento físico y mental.

Las preparaciones caseras son más sanas que los productos ultraprocesados, más económicas, y sabemos qué contienen. La avena, el plátano o la zanahoria pueden ser la base de pasteles o tartas con las que crear apetitosas meriendas. 

Para la comida del mediodía, lo ideal es dividir visualmente el táper, y colocar alimentos de los grupos nutricionales fundamentales: carbohidratos, grasas saludables, proteínas, frutas y verduras. 

Lograr que un táper infantil nutritivo, pero a la vez divertido, puede motivarlos a comer con más gusto. La combinación de sabores y colores y algún efecto sorpresa, hará que vuelva vacío. 

Comer debe ser algo fácil y estimulante. Un sándwich es lo más sencillo, pero solo como excepción, porque lleva demasiado pan. 

En cambio, si le presentas los alimentos en trozos pequeños y cortas el pan en triángulos o con moldes divertidos, dará más importancia al resto de los alimentos. 

Te sugiero que tengas armado un pequeño menú intercambiable, con alimentos de los tres grupos fundamentales: proteínas, carbohidratos y frutas y vegetales.

Menú sencillo para un táper infantil nutritivo y divertido

Dentro de cada grupo de alimentos, elige uno o dos y colócalos en el táper, de manera creativa. 

Quizás un día tengas más tiempo y tu imaginación te lleve a armar algún dibujo, combinando colores y sabores. Si tienes claro qué alimentos combinar, te será bien sencillo armar el táper para el cole.

En síntesis: elige entre los tres grupos de alimentos, los que vayas a combinar por la mañana. Si dejas las frutas y vegetales lavados, y los frutos secos listos en una bolsita, lo harás en minutos. 

Presenta los alimentos en porciones listas para consumir: las frutas cortadas, las carnes en trozos pequeños o si son en lonchas finas, arma rollitos. A los niños les gusta comer con las manos. Pero igual agrega un pincho o un tenedor a su táper, y una servilleta. 

Proteínas: 

  • pollo desmenuzado
  • pechuga de pavo en lonchas arrolladas
  • jamón en rollitos
  • queso en rollitos
  • rollitos de salmón
  • lomo embuchado
  • frutos secos
  • huevo

Carbohidratos:

  • patata cocida con piel, pelada y presentada en rodajas, con aliño de aceite de oliva
  • pan de centeno, salvado, avena o galletas de arroz.
  • maíz
  • mango
  • cacahuetes, sin sal

Frutas y vegetales

  • tomate cortado en cubos o tomates cherry
  • melón 
  • plátano
  • melocotón
  • naranja
  • manzana
  • palta
  • lechuga

Siempre habrá algún alimento que sepas que es su favorito y que comerá con más entusiasmo. Si se acostumbra a la mezcla de sabores, le será fácil ver al tomate como a una fruta o al plátano como parte de una ensalada. 

Como bebida, elige siempre el agua. Los zumos procesados contienen una gran cantidad de azúcar y el proceso químico hace que se pierda el aporte nutricional de las frutas. Es mejor la fruta en su estado natural. 

Al llegar a casa…

Al llegar a casa, el táper debe ser vaciado y lavado de inmediato. Unas gotas de lejía en gel ayudarán para desinfectar correctamente y quitar los olores. Pero, si te inclinas por los productos naturales, puedes usar vinagre de manzana o alcohol como desinfectante. 

En BeLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida apoyando el comercio local a través de sus productos y servicios. Encuentra lo que buscas en el mayor ecosistema de negocios sostenibles