En España, el crecimiento de la obesidad ya es casi igual a los datos que se registran en Estados Unidos: El 25 % de la población española es obesa o tiene problemas de sobrepeso y la enfermedad ya causa 131.000 muertes al año en nuestro país, Lo han alertado expertos en el tema con motivo del XXIV Congreso Mundial de la Federación Internacional de Cirugía de la Obesidad y Enfermedades Metabólicas (IFSO) en septiembre de 2019. Sin embargo, existe una minoría cuyo problema radica en la dificultad para ganar peso. Aunque muchos vean con buenos ojos este regalo de la genética, lo cierto es que la mayoría de estas personas realiza el mismo esfuerzo que aquellos que llevan a cabo una dieta de, aunque estos a la inversa. A parte de la genética, la carga intensiva de actividad física o problemas de salud que afectan al apetito, como la depresión, el estrés, la diabetes o enfermedades digestivas, se postulan como las principales causas de delgadez.

El primer indicativo que refleja que nuestro peso está por debajo de lo normal es el Índice de masa corporal (IMC). Este se calcula dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros. Aunque, según los expertos nutricionistas se deben añadir  otras pruebas diagnósticas como el análisis de sangre y de orina por si existiera alguna enfermedad que ocasione el bajo peso o riesgo de desnutrición.

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

La clave para aumentar de peso de forma saludable es realizar una dieta hiper calórico, es decir, ingerir más energía de la que se gasta, así como controlar el aporte de nutrientes – recomendación del doctor Agustín Mocoroa -. Para ello se debe organizar la alimentación de modo que el balance de energías sea positivo y seguir tres sencillas pautas en las que coinciden los nutricionistas:

1. Alimentos saludables, elevado valor nutritivos y de alta densidad energética que debemos incluir en nuestra dieta si el objetivo es aumentar de peso: batidos de fruta, la avena, el aguacate, frutos secos como las almendras, las nueces, los piñones, las avellanas, etc, así como el pan integral, leche concentrada o en polvo, huevos, aceite de oliva, pescados en conserva, etc. Si nos fijamos, el patrón de referencia es el de la dieta mediterránea añadiendo los siguientes productos: alimentos frescos de origen vegetal, legumbres, pastas, tubérculos, pescados variados y carnes magras.

2. La nutricionista recomienda hacer comidas entre el desayuno, comida y cena, incluyendo pequeños bocadillos o tentempiés a media mañana o merienda realfooder y antes de dormir ya que en la dieta para aumentar de peso se debe consumir más calorías de las que el organismo gasta. Esto se puede lograr comiendo cada tres horas y evitando saltarse alguna de comidas para no perjudicar el aporte de nutrientes al organismo 

3. El aumento de peso no va relacionado con dar luz verde al consumo de alimentos ultaprocesados.  Estos alimentos son ricos en azúcares y grasas saturadas, por lo que favorecen el aumento de la grasa corporal y el riesgo de sufrir problemas cardíacos, colesterol y triglicéridos altos. No se debe aumentar el consumo de papas fritas, los refrescos y las salsas, por ejemplo. 

Prestar atención a nuestro bajo peso es igual de importante que hacerlo con el sobrepeso, ya que las personas con bajo peso pueden tener incrementado el riesgo de anemia, debilidad muscular baja, densidad ósea baja, entre otras.

En BeLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida apoyando el comercio local a través de sus productos y servicios. Encuentra lo que buscas en el mayor ecosistema de negocios sostenibles.