Debido al estado de alarma, sancionado el pasado 14 de marzo en España, la población debe estar en confinamiento y con restricción de movimientos en las ciudades con el objetivo de disminuir el contagio por Covid-19. De esta manera, la mayoría de consumidores han tenido que trasladar consumos que hacíamos fuera de casa a nuestro hogar, trabajo, estudios, cocina o entretenimiento. Debido al aumento de la presencia en las viviendas, el consumo energético se ha incrementado en las últimas semanas. 

Según datos de Lucera, una compañía eléctrica que apuesta por la eficiencia energética con energía 100% renovable, el estado de alarma incrementa un 20,3% el consumo entre semana y un 13,1% el fin de semana (18,2% de media en total). Además, el 50% del consumo se realiza en horas valle por lo que contratar discriminación horaria supone un ahorro medio de 8-10€ al mes para más del 90% de los hogares españoles.

3 recomendaciones para ajustar para siempre nuestro contrato de la luz

  1. Aprovecha la discriminación horaria (DH): Lo primero que debemos comprobar es si tenemos contratada la DH, revisando si en las condiciones de nuestra factura dice algo como “contrato ATR o contrato de acceso a la red” 2.0DHA o 2.1DHA. También debemos revisar si nos están facturando la energía consumida con uno o dos precios diferentes. Si tenemos DH, consumimos más de un 30% en horas valle y nos están facturando la energía con dos precios diferentes, genial, estamos ahorrando. Si se cumple lo primero pero nos están facturando un sólo precio, resulta que la que está ahorrando es tu compañía, gracias a ti. Lo bueno de la DH es que el 90% ahorramos entre 5-8€ al mes (60-100€/año) sin hacer nada. Si, además, ahora que estamos en casa, nos preocupamos de poner o programar la lavadora o el lavavajillas antes de las 13h o después de las 23h, todavía ahorraremos más.
  2. Revisa los precios de compañía: Es todo un reto pero ahora que tenemos más tiempo no tenemos excusa para descubrir de una vez por todas si nuestra compañía se está portando bien con nosotros, o no. Para esto debemos fijarnos siempre en el precio de la potencia y de la energía. Lo primero es revisar a qué precio nos están cobrando la potencia contratada que se mide en €/kW. Debemos tener cuidado con cualquier precio que esté por encima del coste regulado (0,104229 €/kW·día, 3,170298 €/kW·mes o 38,043585 €/kW·año). Antes de revisar los precios de la energía consumida debemos entender que pueden ser fijos, normalmente durante un año, interesantes para quien le resulte importante hacer una mejor previsión de los costes de sus facturas futuras a cambio de pagar un sobrecoste por asegurar ese precio. También están los precios variables (o indexados) que varían según los precios del mercado mayorista y hacen que ahorremos a costa de una mayor variabilidad en el importe de cada factura. Un detalle: los precios del mercado actuales son los más baratos de los últimos años. Ahora ya podemos comparar los precios de nuestra compañía con un comparador online como el de la CNMC (poco práctico porque sólo compara tarifas con precios fijos) o, mucho mejor, con el comparador de la OCU que compara todo tipo de precios y, además, nos avisa de algunas tarifas ‘cuestionables’ de algunas compañías. Nuestra recomendación después de analizar más de 200.000 facturas de todas las compañías: huye (rápido) de las ofertas super-fantásticas con nombres molones y descuentos que te obligan a contratar servicios complementarios que seguramente no necesitas o de aquellas de “falso altruismo” que están proliferando con la crisis. Para muestra, un botón: la factura de marzo para un hogar con 4,6kW de potencia y un consumo de 380kWh es de 67,98€ de media para tarifas de precio de coste (0,0880 €/kWh) de compañías éticas y de 101,08€ para una de las tarifas (0,158877 €/kWh) con nombre ‘molón’ más conocidas de las grandes. Total, sólo son 33,1€ y un 48,68% de diferencia, tú verás si merece la pena.
  3. Revisa la potencia pero ten cuidado: Durante el periodo de alarma los autónomos y empresas que hayan reducido su actividad pueden reducir la potencia contratada mientras dure el confinamiento. Sin embargo, para los hogares no es el mejor momento para reducir la potencia porque el incremento del consumo en casa puede hacer que salten las protecciones más a menudo por utilizar demasiados equipos al mismo tiempo.

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

3 recomendaciones para ser más eficientes durante el estado de alarma (y también después)

  1. Cocina más, mejor y más barato: Uno de los beneficios de programas como Masterchef junto al confinamiento en casa es que muchas personas se han venido arriba y han descubierto su capacidad para hacer todo tipo de recetas, en especial de repostería con la ayuda de los más pequeños. Para ellos, les recomendamos que cocinen siempre que se pueda en horas valles (de 23 a 13 h.), aprovechen el calor residual de ollas, sartenes y hornos para terminar de cocinar esas nuevas recetas, ajusten el tamaño de las sartenes y ollas a los fuegos de la vitrocerámica. También, debemos dedicar un rato a revisar el electrodoméstico que más consume para comprobar que cierre herméticamente, limpiar el serpentín (esa especie de malla metálica que tienen detrás los frigos más antiguos) y no llenarlo demasiado dejando que el aire circule entre todos los alimentos. Por último, es recomendable poner o programar el lavavajillas y la lavadora por la mañana o después de las 23h y utilizando los programas Eco. Haciendo esto durante el confinamiento puedes ahorrar entre 10-15€ en tu factura de la luz.
  2. Ahora el consumo de los dispositivos electrónicos lo pagas tú: Ahora que tenemos que usar en casa todos los equipos para trabajar, estudiar, entretener a los peques y no tan peques. Recuerda cargar todos tus dispositivos electrónicos en horas valle, te costará la mitad que en punta. También, ajusta el brillo de las pantallas de ordenadores, móviles, tablets y consolas, lo agradecerán tus ojos y también tu bolsillo. No te olvides de la iluminación, consume el 10-12% de tu hogar, aprovecha al máximo la luz diurna, incluso directa del sol ahora que nos hace tanta falta, es muy saludable e incrementa el confort. Controla o prescinde de la luz decorativa y aprovecha la luz directa para trabajar. Hazlo por tu salud o porque puedes ahorrar entre 5-10€ cada mes de confinamiento.
  3. Ajusta una temperatura confortable: Aunque no nos demos cuenta por estar en casa todo el día, estamos en primavera. Ajusta la temperatura del termostato a unos confortables 21ºC y utiliza ropa de abrigo cómoda para estar en casa. Recuerda que por cada 1ºC que bajes la temperatura puedes ahorrar entre 8-9% del coste de calefacción lo suponen 70-120€ al año. Aprovecha para ventilar a primera hora y después precalentar la casa sobre las 12h, al menos una hora antes de que termine el periodo valle, que es lo que puede costar llegar a la temperatura de referencia y cuando más consumen tus equipos de climatización.

🏪 En BeLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida apoyando el comercio local a través de sus productos y servicios. Encuentra lo que buscas en el mayor ecosistema de negocios sostenibles. 💚

BeLocal Life, el ecosistema del cambio 🌎