Las algas son conocidas como verduras de mar y pueden tener muchos usos en la cocina, mejorando el color, sabor y aportando un sinfín de nutrientes a nuestras comidas.

Es probable que consumamos algas marinas más seguido de lo que creemos. Se utilizan en varias culturas y aunque técnicamente no son un vegetal, su consumo es beneficioso para para la salud en general o para las personas que siguen dietas vegetarianas o veganas en particular.

En países como China, Japón y Corea las algas han formado parte de la dieta desde hace siglos. A lo mejor te suena el nombre del alga Nori, que gracias a la popularidad del sushi ha desembarcado en Occidente. De estos llamados “vegetales del mar” existen 145 especies comestibles y poseen múltiples propiedades. Repasemos algunos de sus beneficios

  • Aportan 50 veces más hierro que la espinaca.
  • Aportan también grandes cantidades de vitamina C.
  • Variedades de algas como la haziki o el arame, tienen ocho veces más calcio que la carne vacuna y 10 veces más que la leche de vaca
  • Se destacan por su aporte de fósforo y magnesio
  • Ayudan a neutralizar la acidez de la sangre.
  • Ayudan al organismo a defenderse de contaminantes ambientales, como los metales pesados, la polución o la radiación. Esto es así gracias al alginato de calcio, un componente presente en las algas.
  • Son ricas en antioxidantes, ayudando así a la prevención de enfermedades como el cáncer.
  • Son ricas en iodo, un mineral fundamental para el funcionamiento de la glándula tiroides
  • Las algas nori tienen un alto contenido en betacarotenos, resultando beneficiosas para la vista.
  • Ayudan a regularizar el tránsito intestinal y a mejorar la digestión

👆 Antes de seguir:

Suscríbete a nuestra Newsletter para informarte sobre alimentación, hogar, moda sostenible y bienestar.

Sé parte del cambio. 🌎

Múltiples usos culinarios: Las algas pueden tener muchos usos en la cocina ya sea mejorando el color, sabor o aportando un sinfín de nutrientes a nuestras comidas. Como son altamente concentrados en nutrientes y sabor, una pequeña cantidad es suficiente. También puedes usarlas trituradas como especias. 

Las hay pardas, rojas o azules, pero básicamente se dividen entre frescas o deshidratadas. Las algas frescas hay que ponerlas en remojo para quitar el exceso de sal y yodo, cambiando el agua tres veces para luego ponerlas a hervir. Las algas deshidratadas se pueden añadir directamente a la preparación que incluya un medio líquido, como una sopa, un caldo o un guiso. Para otro tipo de platos, como ensaladas, deben primero hidratarse en agua fría.

Nori, Wakame, Kombu, espagueti de mar o el musgo de Irlanda son de las más comunes en España. Sushi, ensaladas o sopas, son sus combinaciones más frecuentes. 

¿Dónde conseguirlas?

Las algas se comercializan frescas, deshidratadas o en polvo, en herboristerías, negocios de comida gourmet, ecológica o vegana o bien en dietéticas grandes. Busca el local más cercano a tu casa.

En BeLocal Life apostamos por un mejor estilo de vida apoyando el comercio local a través de sus productos y servicios. Encuentra lo que buscas en el mayor ecosistema de negocios sostenibles.